Cambiá tu pasado


En realidad lo que pasó no se puede cambiar, pero sí podés cambiar la visión de eso que pasó. Cuando cambiás la visión de algo limitante y terrible por algo constructivo, el pasado deja de ser una mochila pesada para convertirse en una herramienta para mejorar tu vida.

Un día llegó a mi consulta una mujer que quería hacerse una sesión porque sentía que tenía muchos temas por resolver con su padre. Me contó que, cuando sus padres se habían divorciado, ella perdió el contacto con tu papá. Eso sucedió cuando ella tenía 2 años y volvió a verlo cuando tenía 37.

Durante 35 años había tenido contacto sólo telefónicamente muy de vez en cuando. Siempre creyó y sintió que su padre no la amaba y que la había abandonado.