Limpiezas brujerísticas


Cuando era instructora de Terapia de Respuesta Espiritual me sucedió un evento que me dejó marcada por varios años, hasta que pude comprender porque había sucedido y que significaba.

Estaba en Bogotá dictando un curso que duraba y dos fines semana. El segundo fin de semana, varias alumnas muy queridas me contaron que el día domingo muy temprano (último día de curso) iban a ir a ver a un metafísico que les habían recomendado. Sentí que lo quería conocer y pedí acompañarlas. La cita era a las 7 de la mañana y como el curso comenzaba a las 10, teníamos tiempo para ir y volver.

A las 7 de la mañana del día domingo estábamos las 4 en la consulta del metafísico. No recuerdo ni la calle, ni cómo llegar, ni siquiera el nombre de la persona. Lo que sí recuerdo fue la sensación que tuve al entrar y la sensación que tuve cuando lo vi.

Entramos a una sala de espera de paredes color blanco y en un rincón había una imagen del Arcángel Miguel. Mi sensación en ese lugar era de mucha paz. El metafísico era un hombre alto, de pocas palabras y vestido con ropa blanca.

Cuando pasamos a su consulta con mis alumnas, comenzó a escribir unas líneas en un papel. Era una especie de diagnóstico energético que realizaba es