El orden familiar

February 13, 2019

Tú naces en un sistema familiar porque es la forma que tenemos de evolucionar en este planeta, a través de la familia. Conocer como funciona ese sistema, permite ordenarte para que las cosas fluyen en tu vida.

 

Tú “tomas” de tus padres y “das” a tus hijos. En caso de que no tengas hijos, das a la sociedad en general. Si tu “das” a tus padres, te estás convirtiendo en su padre y desordenando el sistema, porque te quedas sin energía para dar a tus hijos y sin el sostén energético que son tus padres.

 

Si tu “tomas” de tus hijos, estás transformándote en hijo de ellos y desordenando el sistema, porque dejas a tus hijos sin capacidad de dar a tus nietos y sin el sostén energético tuyo, que es lo que necesitan.

 

La creencia de que tienes que dar a todos es una conducta social aceptada y aplaudida, pero espiritualmente limitante. Permite que cada ser viva el lugar que tiene que vivir para poder experimentar, aprender y evolucionar. Si está en ese lugar es porque puede sostenerlo. Tal vez no en la forma que tú quieres o la sociedad espera.

 

Este planeta tiene un ordenamiento energético. Conocer el ordenamiento es muy interesante porque permite potenciar tus capacidades y lograr objetivos de forma rápida y clara.

 

Si observas la naturaleza te vas a encontrar con que hay especies animales y vegetales que crecen en algunos lugares y otros no. Como humanos muchas veces nos empecinamos con hacer crecer un roble en el desierto o que una ballena viva fuera del agua.

 

Parece ilógico pero es así en muchas situaciones.

 

El primer ordenamiento es el familiar. Dentro de la familia es donde realizas el 99% de todos los aprendizajes. El orden energético funciona así:

 

Los padres “dan” a los hijos y los hijos “toman” de sus padres. Cuando tus hijos son adultos y se transforman en padres “dan” a los hijos, y así sucesivamente generación tras generación.

 

Para mantener este equilibrio es importante permitirte recibir y observar de no estar colocándote en el lugar de “padre” de tus padres. Ese dar y tomar entre padres e hijos es hasta que los hijos son adultos. Si un hijo adulto capaz, sigue tomando de sus padres se transforma en una limitación, porque sigue siendo niño y no crece. Si un niño no puede “tomar” de sus padres, por la circunstancias que sean, también se transforma en una limitación que tendrá que superar en algún momento.

 

Ejemplos prácticos:

 

- Cuando los hijos se transforman en padres de los padres. Una consultante le daba a sus padres 1.500 dólares mensuales desde que había terminado la Universidad. Los padres y ella sentían que les tenía que pagar la vida, la educación, etc. Esos padres no trabajaban desde hacía años porque no tenían necesidad. Durante los 20 años que mi consultante les envió dinero los padres habían logrado comprar 5 propiedades. Antes de comenzar la sesión de Freedom Healing, mi consultante les había regalado un auto 0 Km. Los padres eran jóvenes, tenían unos 60 años y eran mantenidos por su hija desde que tenían cerca de 40 años. Mi consultante no tenía auto, vivía en un departamento alquilado, pequeño, oscuro, en un sector algo peligroso, porque no podía pagar algo mas costoso. Se había casado 4 veces y tenía una relación muy conflictiva con su única hija, producto de su segundo matrimonio. Esta mujer se había quedado sin capacidad de dar. Estaba dando a estos dos padres que “exigían” dinero y atención todo el tiempo. Si ella no les daba, se ofendían y dejaban de hablarle. No le quedaba energía para ella, menos para su hija, y mucho menos para una relación de pareja.

 

- Cuando los padres no dejan crecer a sus hijos. También me he encontrado con el caso de los padres que “dan” demasiado. La pregunta es, ¿cuándo es demasiado?. Cuando el que toma no puede “sostener” lo que está tomando.

Tengo un consultante de 19 años al cual su madre le da “todo lo que ella no puede tener”. Su madre es una empresaria muy exitosa que logró su éxito gracias a tener que esforzarse por hacerlo. Le regaló a su hijo una camioneta 4x4 0km para que no tuviera que caminar o ir en bicicleta a la Universidad, que queda a 10 calles de donde viven. A los 15 días de tener la camioneta, mi consultante la chocó, generando una pelea enorme con su madre que le reclamaba el no cuidar las cosas. Él me decía que no quería la camioneta, que ir en bicicleta o a pie a la Universidad le resultaba mas cómodo por el tráfico, y además, que le costaba encontrar lugar donde estacionar. Encima, era algo que no podía usar para salir con amigos, porque por ley, podía tomar bebidas alcohólicas si iba en auto.

 

Estás dando de mas cuando lo que das el otro no lo puede sostener. Es decir, dar algo que el otro no puede comprar o no puede mantener porque no tiene dinero para hacerlo. Mi consultante era un estudiante de ingeniería que no trabajaba, y no tenía dinero ni para comprar un auto, ni para pagar el combustible, ni el seguro, ni los estacionamientos y muchos menos, una reparación en caso de que algo pasara.

 

Cuando a un hijo adulto y capaz le das lo que él tendría que conseguir por sus propios medios, lo estás limitando, le generas la creencia de que no puede hacerlo sin ti. De esos casos tengo diariamente en mi consulta. Hijos que tienen todo menos la capacidad de saber que quieren para su vida, porque no tienen nada por lo cual esforzarse.

 

Tengo otra consultante que su padre tiene mucho dinero y lo había generado con muchos años de trabajo y esfuerzo. Un hombre que nunca salía de vacaciones y que trabajaba hasta los fines de semana. La idea de este hombre era que sus hijos no pasaran necesidades y que no tuvieran que trabajar para vivir. Y lo logró. Ninguno de sus dos hijos tiene la necesidad de hacerlo. Mi consultante ha sido la mas perjudicada. Su hermano el mas beneficiado. Su hermano decidió, al momento de recibir su herencia, de dejarle gran parte de su fortuna a su hermana e irse fuera del país a estudiar un doctorado en medio ambiente. Mi querida consultante, se levanta por la mañana, desayuna, y no tiene nada mas que hacer. Ella siente que está obligada a administrar las 50 propiedades que su padre le dejó, pero es algo que no le gusta, que ha intentado tercerizar y no lo ha logrado. Además que quiere irse a vivir a otro lugar, pero su fuente de ingresos está en la pequeña ciudad donde vive. Lleva 2 divorcios los cuales siempre le cuestan un pedido de dinero por parte de sus esposos, los cuales ella siente que no la amaron nunca, sino que amaron su dinero. Es una carga muy pesada recibir algo tan grande.

 

Tengo otra consultante que su padre tiene mucho dinero y lo había generado con muchos años de trabajo y esfuerzo. Un hombre que nunca salía de vacaciones y que trabajaba hasta los fines de semana. La idea de este hombre era que sus hijos no pasaran necesidades y que no tuvieran que trabajar para vivir. Y lo logró. Ninguno de sus dos hijos tiene la necesidad de hacerlo. Mi consultante ha sido la mas perjudicada. Su hermano el mas beneficiado. Su hermano decidió, al momento de recibir su herencia, de dejarle gran parte de su fortuna a su hermana e irse fuera del país a estudiar un doctorado en medio ambiente. Mi querida consultante, se levanta por la mañana, desayuna, y no tiene nada mas que hacer. Ella siente que está obligada a administrar las 50 propiedades que su padre le dejó, pero es algo que no le gusta, que ha intentado tercerizar y no lo ha logrado. Además que quiere irse a vivir a otro lugar, pero su fuente de ingresos está en la pequeña ciudad donde vive. Lleva 2 divorcios los cuales siempre le cuestan un pedido de dinero por parte de sus esposos, los cuales ella siente que no la amaron nunca, sino que amaron su dinero. Es una carga muy pesada recibir algo tan grande.

 

El ejemplo mas común es el de las personas que se han ganado la lotería y que se vuelven millonarios de un día para otro. Al poco tiempo, la gran mayoría, no tienen nada y hasta tienen mas deudas de las que tenían antes de ser millonarios. No han podido sostener lo que reciben.

 

- Cuando te conviertes en padre o madre o hijo o hija de tu pareja. A mí me ha pasado muchas veces. Es todo un aprendizaje para mí, el aprender a recibir y también a dar menos. Te encuentras en la situación de madre o padre de tu pareja cuando, por ejemplo, le das indicaciones de lo que tiene que hacer con respecto a su salud o por alguna otra cosa, o cuando eres sus sostén económico y/o emocional.

En las relaciones de pareja, amigos o hermanos, el ordenamiento energético se da cuando el dar y tomar está en equilibrio, en ambas direcciones. Cuando en esas relaciones un miembro de la pareja o un amigo da de mas, está humillando al alma de la otra persona. ¡A mí me ha pasado muchas veces!

Cuando das de mas, le estás colocando el cartel de “pobrecito” al otro. Y el alma de la otra persona tiene que alejarse para poder evolucionar y sanar esa situación.

 

Tuve un novio que siempre estaba con problemas económicos. Un día, vino a pedirme dinero para poder pagar la cuenta de luz de su casa porque estaba atrasado y le iban a cortar el servicio. Le pasé el dinero y después pensé, me inspiré y le dije: “acá hay algo que no va, vos sos chileno, ingeniero, empresario, y no tenés plata para pagar la cuenta de la luz…yo soy inmigrante, bruja, tengo para pagar mi luz y además tengo para pagar la tuya, el Banco Silvina Páez, hoy se cerró”. A partir de ese día parece que activó su “modo Farkas” (Farkas es un filántropo millonario chileno) porque puede pagar sus cuentas y su economía he mejorado muchísimo.

El dar en este tipo de relaciones lo visualizo de la siguiente forma: imagina que hay alguien metido en un pozo. Tiene varias opciones para salir, pero hay dos en las que nos vamos a centrar: una es estirar tu brazo y ayudarlo a subir, mientras la persona hace el esfuerzo y trepa por las paredes del pozo.

La segunda opción es que le tires una soga, la ayudes a que se amarre, y con una grúa, la saques del pozo, le tengas la ropa limpia, la comida, etc.

Con la primera opción, la persona sabe mas o menos como subir y se empoderar el poder hacerlo, en la segunda generará la creencia de que con ayuda y sin esfuerzo puedo lograr las cosas.

 

¿Qué es lo mejor que le puedes dar a tus padres? La felicidad y tranquilidad de saber que tú te la puedes, que sabes como salir adelante en la vida y que estás pudiendo tener la vida que soñaste.

 

¿Qué es lo mejor que le puedes dar a tus hijos? Valores y educación. Y el mejor ejemplo de que se puede ser feliz todos los días.

 

¿Qué es lo mejor que le puedes dar a tu pareja? Tu compañía, el escucharlo/a, y el saber que puede contar contigo para contarte sus proyectos, sueños e ideas sin ser juzgados como mediocres o malas. Y tener algún proyecto juntos, desde ir al cine, arreglar la casa o hacer un viaje.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload