Leyes espirituales: La ley del Aprendizaje

March 5, 2019

La segunda ley es la ley del Aprendizaje.

 

Todo, absolutamente todo lo que te sucede es un acto de co-creación entre tu sabiduría Crística y la Energía de la Vida para que tu alma aprenda y evolucione.

Eso significa que todo lo que te sucede es porque vos tenés la sabiduría y la fortaleza para poder resolverlo.

 

A mí me pasa que piso el palito varias veces y no logro ver el aprendizaje que hay detrás de lo que me está pasando.

Siempre pregunto, ¿Qué tengo que aprender de esto que me está pasando?. Y en algún momento me llega la respuesta. Cuando estás list@ para que la respuesta llegue, te llega.

 

En Enero de 2018 me sucedieron dos eventos que me marcaron mas de lo que creí: el suicidio de una vecina amiga, que se lanzó desde su balcón, y 2 días después un funcionario de Tribunales que ingresó con policías a mi departamento a realizar un inventario de mis bienes, para luego proceder a un embargo por un crédito que no pagué a un banco. En ese momento no estaba en mi casa y una vecina me avisó. Cuando volví tenía la notificación sobre la mesa, y la horrible sensación de invasión y miedo que me duró meses.

 

Además del miedo a que volvieran a ingresar a mi casa, tenía el miedo de que en un momento de desesperación, tomar la misma decisión que mi vecina. Aunque sabía que no tenía la misma enfermedad de ella, que era depresión, el miedo igual estaba.

 

A partir de ese mes mis ingresos comenzaron a bajar, terminando en Noviembre con una deuda de 6 meses de alquiler de mi departamento. Primera vez en 10 años viviendo en este departamento que me atrasaba. El dueño tiene una excelente relación conmigo y no quería que yo me fuera, pero tampoco podía seguir permitiéndome vivir gratis en su departamento.

Por un lado tenía una demanda por una deuda y por otro lado yo estaba demandado por el doble de mi deuda, a una empresa con la que había hecho un negocio y no me pagaron los honorarios.

 

Un día me llama mi abogado para avisarme que tenía que ir a firmar una documentación a su oficina. Conversando de la vida, me pregunta como va Freedom Healing. Entonces le cuento que en realidad no sé, porque estoy muy enfocada en resolver el tema de deuda de arriendo. Y él me propone pagarme un mes de alquiler, para alivianarme el tema. Lo primero que dije fue “no”, pero, que me diera la tarde para responderle. Y ahí apliqué otras dos leyes espirituales: la entrega y la temporal. Llegué a mi casa y me acosté a dormir 20 minutos para descansar mi cerebro y así poder tomar una decisión desde el equilibrio. Dos horas después tenía claro lo que iba a hacer: aceptar la propuesta de mi abogado y recibir la ayuda de dinero que él me ofrecía. Le envíe un mensaje por Whatsapp para decirle que aceptaba su ayuda. Después de eso, salí a caminar para despejar mi mente.

Bajando el cordón de la vereda, siento la voz de mi Ser Superior que me dice: “¿Viste?. El aprendizaje es abrirte a recibir”.

 

Ahí me dí cuenta de que era imposible que alguien pudiera pagarme honorarios por un negocio importante si yo no estoy dispuesta a recibir en abundancia.

 

El Universo me indicó que había un problema desde el momento que no me pagaron, luego me indicó que había un problema al momento de no poder pagar mi crédito con el banco, después siguió indicándome que el problema seguía al momento de no tener dinero, por primera vez en 15 años que vivo en Chile, para pagar el alquiler de mi departamento, y yo, no lo vi, hasta que el agua me llegó al cuello. El Universo “me pegó” en lo mas duro para mí, y creo que para cualquier persona, que es la posibilidad de quedarte sin lugar donde vivir.

 

Para fines de Diciembre, había pagado toda mi deuda. Lo que no logré hacer de Febrero a Octubre, lo hice en Noviembre y Diciembre.

 

La energía se liberó, porque mi alma y mi conciencia comprendieron que era lo que tenía que aprender.

 

La pregunta básica para aplicar esta ley a tu vida, es preguntarte: ¿que tengo que aprender?.  No solo lo podés preguntar para momentos difíciles sino también para momentos de gran dicha y felicidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload