Los 33 potenciales espirituales

April 2, 2019

Los potenciales espirituales son la columna vertebral de Freedom Healing. Son los responsables de que Freedom Healing sea un sistema de “espiritualidad práctica”.

 

En un comienzo estaban representados en un gráfico y vos podías preguntar que potencial tenías que trabajar a través de un péndulo. Aunque sigo enseñando a canalizar a través de gráficos y péndulo, el gráfico de potenciales espirituales ya no existe.

 

Ese cambio significó el comienzo del sistema como lo conocés ahora. Con las cartas, ya no es el terapeuta quien te dice que potenciales tenés que activar, sino que sos vos mismo quien elige los potenciales. Es un acto de empoderamiento muy importante para el proceso de sanación que sigue después.

 

Las cartas también me permitieron entender que son y para que sirven realmente los potenciales espirituales: son las llaves energéticas que te van a permitir resolver los conflictos y desafíos que tu alma en complicidad con la energía de la vida, van colocando en tu camino para que puedas resolver y de esa forma incorporar el aprendizaje a los archivos de tu alma y evolucionar.

 

Las cartas de Freedom Healing no te dicen que va a pasar. No sirven para adivinar el futuro. Tampoco sirven para saber que tenés que hacer. Para lo único que sirven es para decirte que herramienta tenés que activar. Pero vos no tenés que hacer una “activación consciente” sino solo pedirle a tu Yo Superior o Sabiduría Interna que se active en tu campo electromagnético ese potencial, y esa herramienta comienza a funcionar en ese campo y a atraer las situaciones o personas que harán que puedas resolver el problema que estás teniendo.

 

Hay situaciones que se resuelven en minutos y hay otras que tardan días o semanas en manifestarse.

 

Con el uso y la práctica de los potenciales he aprendido como funciona Freedom Healing. Realmente es la varita mágica. Es un sistema plantado totalmente en un nuevo paradigma.

 

En estos años de desarrollar Freedom Healing también me dediqué un poco al rubro de inversiones inmobiliarias. Fui corredora de propiedades y logré vender luego de meses de lobby, idas y venidas, búsqueda de información y ampollas en los pies de tanto caminar, una propiedad tasada en 2 millones de dólares. Al momento de solicitar mi pago, el comprador se negó a hacerlo, lo cual terminó en una demanda por cobro de honorarios.

 

Un día me llama mi abogado para informarme que ya tenía lista la demanda y que lo único que nos faltaba era la escritura de compra venta, que tenía que solicitarle al vendedor, en este caso, uno de los bancos mas prestigiosos de Chile. La empleada del banco se negó a darme esa información, con lo cual la segunda opción era buscar una aguja en un pajar: ir notaría por notaría de Santiago preguntando si tenían la escritura.

 

El día que comencé mi búsqueda, antes de salir de mi casa, tomé mi mazo de cartas y pregunté que potencial tenía que activar para esta situación. El potencial que salió fue la Confianza. Entonces iba en el metro con destino al centro de Santiago, diciendo mentalmente la frase “yo superior, trasmuten todas las emociones, votos, creencias, programaciones y energías que están limitando mi potencial de Confianza en la energía original de mi alma y reestructuren mi ADN original”.

 

El tema está, en que a medida que iba diciendo la frase también en mi cabeza venían todas las maldiciones que conocía con respecto a la gente del banco que propiciaron que la operación se diera así. Iba maldiciendo por todo el tiempo perdido, el dinero gastado, las ampollas que tuvieron mis pies por caminar tanto en los días de calor de Santiago, etc. No iba en lo que siempre me habían enseñando en los cursos espirituales: mente positiva, imaginarme en luz, etc. Iba en modo “caca hasta la cabeza”. Estaba lejos de tener mente positiva, de imaginarme envuelta en luz. Solo repetía la frase e intentaba generar luz en mi corazón, pero se me venía toda mi humanidad que sentía estafada, manipulada y pisoteada por personas que no tuvieron en cuenta mi trabajo, porque en definitiva, la operación de compra venta no se hubiera realizado si no fuera por mi intermediación, y estaba pidiendo que eso se reconociera.

 

Aunque sabía todo esto es una co-creación mía, por falta de mérito y miedo a tener dinero, igual mi humanidad responsabilizada a los vendedores.

 

Llegué al centro, fui a una notaria y la escritura no estaba. Pero estaba en la segunda notaría que fui. Mi investigación duró unos 15 minutos. “Milagrosamente” encontré la escritura como por arte de magia. En ese momento pasé del modo “caca hasta la cabeza” a modo “luz espiritual”.  Me sentía completamente iluminada y acompañada por todos mis comités espirituales. Sentí que ellos me estaban diciendo con eso que voy por el buen camino al reclamar mis honorarios.

 

La experiencia fue intensa, porque eso me demostró que Freedom Healing funciona mas allá del modo humano en que estés. Una vez que ponés la intención de activar la herramienta espiritual que es el potencial que te dicen que tenés que activar, se activa y punto.

 

Freedom Healing es un sistema que permite que vos puedas vivir tu humanidad porque es ahí donde se pueden hacer los aprendizajes. Es por eso, que el sistema también es aceptado por personas de diferentes creencias, porque cuando vienen a una sesión, les respeto totalmente la emoción que están viviendo y les cuento que es normal que eso pase, porque somos humanos y necesitamos de esa humanidad para aprender en esta dimensión.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload