La vida pasada con Jesús

April 11, 2019

Hoy hice una sesión a distancia con mi querida alumna Mabel de México. Fue muy interesante lo que ocurrió durante la sesión.

 

Mabel eligió el potencial de "empatía" para investigar en el primer paso de la sesión. Según la definición del potencial, es el que te permite poder "colocarte en los zapatos ajenos".

 

En la vida pasada que canalicé, Mabel había sido la hija de un Papa. Una especie de Lucrecia Borgia, pero de otra época. Su madre de esa vida había fallecido poco tiempo después de su nacimiento y ella quedó a cargo del cuidado de su padre.  Para este Papa, la madre de su hija era el gran amor de su vida, y transfirió ese gran amor a su pequeña hija. Dedicó su vida a educarla y brindarle todo su amor y conocimiento. 

 

En la crianza de Mabel en esa vida pasada también intervinieron unas monjas, y ella terminó convirtiéndose en una de ella. Pero, era una monja letrada, con muchos conocimientos, ya que su padre le permitió acceder a conocimientos que estaban reservados solo para los altos mandos del Vaticano.

 

La monja que fue Mabel en esa vida pasada, pasó 20 años realizando una investigación sobre las dos figuras femeninas mas importantes en la vida de Jesús de Nazaret: su madre María y su esposa María Magdalena.  En su investigación descubrió la importancia que estas mujeres tuvieron en las enseñanzas, la forma de ver y experimentar la vida de Jesús y la forma de amar a otras personas. 

 

Esta investigación molestó mucho a los hombres de la Iglesia de ese momento. Su padre había fallecido y no tenía quién la guiara ni la protegiera. Él se había preocupado por educarla, pero nunca se había preocupado en "educarla" en los asuntos políticos que ocurrían en El Vaticano. 

 

Entonces la monja que era Mabel en esa vida pasada, era una mujer que no tenía maldad y al momento de querer publicar su investigación fue traicionada y toda su trabajo desapareció de un día para otro. 

 

Al trasmutar las emociones de esa experiencia de vida, me doy cuenta que el aprendizaje era aprender a empatizar en el sentido también de comprender cuando la persona que vos tenés delante tuyo, puede llegar a traicionarte y perjudicarte.

 

Es hermoso e importante en la vida poder conectarte con el dolor y el amor de los otros, pero también es importante, poder conectarte con la rabia, la envidia y el odio que otras personas pueden tener hacia vos y de esa forma, alejarlas para no perjudicarte.

 

A Mabel y a mí nos quedó tan clara esa experiencia que entendimos que cuando sentimos que alguien de nuestra vida no está deseando lo mejor, es preferible poner una distancia y continuar nuestro camino.

 

¿Cuantas veces en tu vida "te pareció" que un amigo o un familiar te estaban envidiando? La próxima vez que sientas algo así, mejor permanecé callado y continuá con tu vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload