Entregar a la vida lo que no puedo resolver


La vida te enfrenta todos los días a diferentes situaciones. Esos desafíos diarios están coordinados entre tu alma y la energía de la vida. Eso significa que todo lo que te sucede es porque lo puedes resolver.

El tema está en que no sabemos como hacerlo. Nuestra limitación humana marcada por el miedo, la preocupación, la desesperación, la desesperanza, etc, nublan el que podamos ver la salida.

Pero, tus comités espirituales y la vida también, saben para donde tienes que ir. Entonces lo mejor es entregarles a ellos el problema y dejarse fluir con la energía de la vida.

Decirlo es una cosa, pero ponerlo en práctica es otra.

Cuando estamos en medio de la tormenta, no nos acordamos de “rezar”, sino que tratamos de salvarnos de ahogarnos.

Pero cuando pasa un rato por mas que rememos y hagamos lo que hagamos, la tormenta continúa, ahí es el momento en donde nos iluminamos y nos podemos a “rezar”. Ese momento donde nos acordamos de que existe algo superior que tal vez nos pueda ayudar a salir de la tormenta en la que estamos.

El acto de entregar es un acto de absoluta confianza. Yo confío en la que Vida sabe mejor que yo, humano limitado, a como y cuando resolver el tema.

Y el cuando es tan importante….porque las cosas no suceden CUANDO uno quiere, sino CUANDO TIENEN QUE SER.

En Octubre de 2017 un abogado amigo me pidió ayuda para vender una propiedad tasada en 3.5 millones de dólares. Conseguí un posible comprador que estaba dispuesto a pagar 3 millones de dólares por esa propiedad. Cada vez que preguntaba que potencial activar para esa situación, el Yo Superior a través de las cartas de Freedom Healing, me indicaba “confianza”.

No se llegó a un acuerdo y a fines de Diciembre la propiedad pasó a manos de un banco. Ese banco mandó a retasar la propiedad y esta vez el valor era de 2 millones de dólares.

¿Qué había pasado? El municipio donde estaba la propiedad decretó que en ese lugar no se podían construir edificios en altura, por lo que el valor de la propiedad se bajó considerablemente.

No me quiero ni imaginar lo mal que hubiéramos quedado con el abogado si nuestro cliente compraba el terreno y luego no podía construir.

Por algo suceden las cosas. Uno nunca sabe cual es el resultado final.

Cuando tengas un problema, la primera pregunta que tienes que hacerte es…¿lo puedo resolver? Si la respuesta es si, acciona y hazlo. Si la respuesta es no, envuelve el tema en luz y entrégaselo a la Vida.

Luego de la entrega, por favor, pon la atención en otra cosa, porque si sigues preocupándote, no estás dejando a la vida actuar y traerte la solución.

Aplícalo para temas financieros, emocionales, de salud, etc.

Toma una respiración profunda y todo lo que te preocupa ahora, envuélvelo en luz y entrégaselo a la vida para que lo resuelva.


14 vistas