Mi ritual de prosperidad "gastronómico"


Me encanta la psicomagia. Aprendí y entendí un poco leyendo a Jodorowsky y también en los cursos que he tomado de metafísica. Con el paso del tiempo, canalizando Freedom Healing me ha tocado aplicar la psicomagia, entendiendo que es la forma física que tenemos de decirle a la vida que es lo que queremos lograr.

Aunque no soy muy ritualista que digamos, amo ciertos rituales que tengo incorporados a mi vida, algunos de herencia familiar y otros incorporados a través de amistades en la adultez.

Un ritual que hago todos los meses y que me viene de tradición familiar es el de cocinar ñoquis los días 29 de cada mes, y colocar un billete debajo del plato, acto psicomagico para atraer dinero y prosperidad para el mes siguiente.

Mi tía Chicha fue quien me enseñó a hacer los ñoquis y el ritual. Ella cocinaba ñoquis para toda la familia y también para sus vecinos mas queridos. A veces por una cuestión de tiempo y en una ciudad tan ajetreada como Santiago, no logro compartir los ñoquis con mis amigos.

Haciendo ese ritual me pasó que durante 3 meses seguidos vino mi novio a compartir el almuerzo conmigo los días 29, atraído por su estómago y mi buena mano para la cocina (según él). El tema estaba en que él durante esos primeros 3 meses que vino, no traía dinero en efectivo para colocar debajo del plato, entonces yo, corazón de abuelita, le "prestaba" un billete para que pudiera hacer el acto psicomágico completo.

Al tercer mes, resulta que el novio me llama un día para pedirme dinero prestado. Necesitaba hacer unos pagos urgentes y me pidió si se los podía hacer, que el luego me devolvería el dinero. Ahí me dí cuenta que mi acto psicomágico de "prestar" el billete se terminó de manifestar en la realidad.

Para los almuerzos cuarto y quinto, colocó debajo de su plato las pocas monedas que traía. Al sexto almuerzo ya traía billetes mas grandes. Ahora le digo cariñosamente que está en modo "Farkas" (un millonario chileno carismático y solidario amado por gran parte de los chilenos). Su prosperidad aumentó considerablemente.

Que te quiero decir con esto: la Vida lee TODOS los actos, intencionales o no. Estamos co-creando nuestro futuro continuamente. Lo que estás viviendo hoy es el resultado de lo que sembraste ayer. Si querés cambiar los resultados de mañana, comenzá a cambiar las acciones de hoy.

Empezá por observar que hacés con tu energía, tu tiempo, tu dinero. Colocá estas 3 cosas en personas y situaciones que realmente te interesen, te llenen el alma y te hagan feliz.

Para este 29, googleá la receta de ñoquis y compartí el ritual con las personas que amás.

Con amor,

Silvina Páez


246 vistas