El orden familiar


Tú naces en un sistema familiar porque es la forma que tenemos de evolucionar en este planeta, a través de la familia. Conocer como funciona ese sistema, permite ordenarte para que las cosas fluyen en tu vida.

Tú “tomas” de tus padres y “das” a tus hijos. En caso de que no tengas hijos, das a la sociedad en general. Si tu “das” a tus padres, te estás convirtiendo en su padre y desordenando el sistema, porque te quedas sin energía para dar a tus hijos y sin el sostén energético que son tus padres.

Si tu “tomas” de tus hijos, estás transformándote en hijo de ellos y desordenando el sistema, porque dejas a tus hijos sin capacidad de dar a tus nietos y sin el sostén energético tuyo, que es lo que necesitan.

La creencia de que tienes que dar a todos es una conducta social aceptada y aplaudida, pero espiritualmente limitante. Permite que cada ser viva el lugar que tiene que vivir para poder experimentar, aprender y evolucionar. Si está en ese lugar es porque puede sostenerlo. Tal vez no en la forma que tú quieres o la sociedad espera.

Este planeta tiene un ordenamiento energético. Conocer el ordenamiento es muy interesante porque permite potenciar tus capacidades y lograr objetivos de forma rápida y clara.

Si observas la naturaleza te vas a encontrar con que hay especies animales y vegetales que crecen en algunos lugares y otros no. Como humanos muchas veces nos empecinamos con hacer crecer un roble en el desierto o que una ballena viva fuera del agua.

Parece ilógico pero es así en muchas situaciones.

El primer ordenamiento es el familiar. Dentro de la familia es donde realizas el 99% de todos los aprendizajes. El orden energético funciona así:

Los padres “dan” a los hijos y los hijos “toman” de sus padres. Cuando tus hijos son adultos y se transforman en padres “dan” a los hijos, y así sucesivamente generación tras generación.